Back to the roots

Llevaba unos días pensando que hacer, Jacques y Nico se iban de rando, Pierre trabajaba, Dam en 7Laux… Tenía ganas de esquiar, de hacer muchos metros de desnivel, así que la opción rando no me acababa de cuadrar. Ir a 7Laux, pffff, no, ya estaba bastante trillado y tenía ganas de cambiar de aires. Así que pillé a Frank Bigourdain por Facebook, y como no me dijo: “venga puto venite para les Arcs, está buenísimo, también viene Jim (Sorbe)”. Así que ya estaba decidido, salida a Les Arcs-La Plagne. Jim es un colega francés que no para entre los Alpes y los Andes. Un buen compañero de ski ! Los dias de ski con Jim son siempre especiales. Frank, bueno, Frank es un gran personaje, a quien le tengo mucho cariño, estuvimos viviendo 2 meses juntos en Las Leñas. Es un gran esquiador, gran freestyler, y muy buen rider de noche.  Bueno, el plan era salir de La Plagne,  pegarnos una buena cara norte para cruzar a Les Arcs, hacer el Couloir Equipe de L’Aiguille Rouge, ver a Frank , y volver,  por la cara Este. Un plan intenso, como el frio que nos acompaño todo el día.

Esquiamos un grupo de 4, en los que había 2 colegas de Jim. Cuando esquias con gente nueva hay que adaptarse  y ver como funciona el grupo a nivel de seguridad. La verdad es que fue un gusto, todos tenian bastante claras las medidas básicas de seguridad. Eso hace que te muevas más tranquilo sin tener que preocuparte de dónde estan los demás y que es lo que hacen.

La primera norte estubo increible, con mucho polvo, y pillows al final. Luego bus para hacer el enlace y llegar a Les Arcs.  cuando llegué a la cima de l’Aiguille Rouge aluciné, eso es brutal, mucho desnivel, muucha pendiente y buena nieve. Un gran spot freerider al que no tardaré en volver. Cada vez me siento más atraído por las pendientes, ese punto de tensión…

La bajada del Couloir Equipe de la cara NO de l’Aiguille Rouge va a tramos, hay que ir buscando las entradas para no quedarte colgado en una zona sin salida. Las condiciones de nieve eran perfectas, mucha purga, que sumada a la pendiente hacia bastante técnica la bajada. En pocos metros pillaba mucha velocidad y fuerza y te arrastaba así que n los lugares donde se podia esquiabamos un poco en diagonal para dejar la purga  a un lado.

Para volver a La Plagne fue un poco lío, íbamos muy justos de tiempo, pero eso no impidió que gozáramos de un bosque de pillows brutal. El retorno lo hicimos por la Aiguille Grive que comienza con  mucha pendiente, pero bueno, había tanto polvo que te dejabas caer con la purga y pasaba muy bien. Una vez dentro del bosque, a regalarse a pillows y faceshots, un gustazo haber pillado los megarocker para ese día. Al final llegamos  apurados de tiempo, teniendo que suplicar a los remonteros que nos dejaran subir a la silla ya cerrada para volver a La Plagne, ya pasadas las 5 de la tarde. La última silla fue una tortura, -30º, con el plumón interior un poco húmedo a causa del sudor de la última bajada… Pillé bastante, pero me fui a casa con un gran sabor de boca y con muchas ganas de volver.

Los días así te das cuenta de la grandeza de este deporte. El freeride tiene tantas variantes dependiendo del terreno y de cómo planteas el esquí. Creo que es lo que más me gusta, que siempre cambia, y sobretodo, que es la montaña, la nieve y en definitiva la naturaleza, la que marca las reglas del juego.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s